La joya gastronómica de Canarias

Aspectos Geográficos

El municipio de Santa María de Guía está situado en el norte de la isla de Gran Canaria, a tan sólo 22 kilómentros de la capital y bien comunicado también con la zona centro de la isla. Con una población de alrededor de 14.000 habitantes y una superficie de 42,59 kilómetros cuadrados, limita con Gáldar por el Sur y Oeste, con el municipio de Moya por el Este y Sureste, y con el Océano Atlántico por su franja norte.

Su orografía es compleja y agreste, abarcando espacios que van desde las cumbres más altas, pasando por las medianías, hasta llegar a la costa. Su perímetro forma una especia de triángulo con ángulo cerrado en la zona de cumbre, en donde alcanza los 1.530 metros de altitud apróximadamente.

Cuenta con temperaturas agradables durante todo el año en las zonas más cercanas a la costa y con un clima más frío y húmedo, en el invierno, en las zonas de medianías y cercanas a la cumbre. Aquí el paisaje se caracteriza por la alternancia de profundos barrancos y suaves lomas, con zonas boscosas y otras de pastos o terrenos agrícolas; y se diferencia del paisaje de la costa que destaca por su erosión y rocosidad y donde imperan grandes acantilados expuestos a la rompiente.

Image
Image
Image

Costas, medianías y cumbres

La zona baja, las medianías y la cumbre, tres áreas perfectamente diferenciadas del municipio, presentan variedad de formas y de paisajes. A medida que penetramos en el interior, el número de días soleados al año disminuye, llueve más y las temperaturas son más bajas.

La línea litoral se extiende entre Caleta de Arriba y la Punta de Moya, donde encontramos la amplia playa de San Felipe, conocida por sus estupendas condiciones para la práctica del surf. Muy próximos a la costa se levantan los conos volcánicos del Pico Ajódar (el cono volcánico más grande de la isla con 434 m. de altura) y de el Gallego, que cuenta en su vertiente suroriental con un antiguo granero aborigen (Cenobio de Valerón) y en la cima con un tagoror. Al pie del pico Ajódar, por su lado suroeste se extiende la Vega de Gáldar, una de las más fértiles vegas agrícolas de la isla.

En las medianías del municipio, entre los 300 y los 1.300 m de altitud, podemos disfrutar en nuestro recorrido geográfico de la Reserva Natural de El Brezal, la mayor superficie de monteverde de Gran Canaria, y en casi todo el límite de Moya, a lo largo del barranco del mismo nombre, se encuentra el Parque Rural de Doramas, que nos recuerda la exuberancia del antiguo Bosque de Doramas, ejemplo de laurisilva, que no pudo sobrevivir a la conquista y colonización por los españoles a fines del siglo XV.

Camino de las tierras de cumbre se halla otro importante cono volcánico, la Montaña de Vergara, que como los anteriores conos citados ofrece vistas magníficas. Y ya de lleno en la zona de cumbre, a partir de 1300 m de altitud, donde ésta se vuelve pinar, está el Paisaje Protegido de Cumbres, con el dominio del picón y del pino canario.